•     
  • Inicio
  • Artículos
  • Palabras

Artículo 262

I. Constituye zona de seguridad fronteriza los cincuenta kilómetros a partir de la línea de frontera. Ninguna persona extranjera, individualmente o en sociedad, podrá adquirir propiedad en este espacio, directa o indirectamente, ni poseer por ningún título aguas, suelo ni subsuelo; excepto en el caso de necesidad estatal declarada por ley expresa aprobada por dos tercios de la Asamblea Legislativa Plurinacional. La
propiedad o la posesión afectadas en caso de incumplimiento de esta prohibición pasarán a beneficio del Estado, sin ninguna indemnización.

II. La zona de seguridad fronteriza estará sujeta a un régimen jurídico, económico, administrativo y de seguridad especial, orientado a promover y priorizar su desarrollo, y a garantizar la integridad del Estado.

Presentación

El Artículo 262 se encuentra en el apartado dedicado a las fronteras estatales. Establece una prohibición relacionada a la adquisición de propiedades y posesión de títulos de agua, suelo y subsuelo por parte de extranjeros, dentro de los 50 kilómetros medidos a partir de las líneas fronterizas.

 

El texto constitucional denomina a dicho espacio como zona de seguridad fronteriza, la cual deberá estar sujeta un régimen especial de fronteras que debe garantizar la integridad estatal, además de priorizar y promover el desarrollo del lugar. 

Descripción

El Artículo 262 se encuentra en el Capítulo Segundo (Fronteras del Estado), que corresponde al Título VIII (Relaciones Internacionales, Fronteras, Integración y Reivindicación Marítima) de la  Segunda Parte de la Constitución Política del Estado (Estructura  Organización Funcional del Estado).

 

El artículo está compuesto por dos parágrafos: el primero establece­­­­­­­­­ la prohibición de otorgar a extranjeros propiedades dentro de las zonas de seguridad fronteriza o poseer títulos de los recursos comprendidos en esta zona comprendida entre los cincuenta quilómetros medidos a partir de la línea fronteriza; el segundo señala que la zona de seguridad fronteriza se abocará a un régimen de seguridad especial que tiene por objeto garantizar la integridad territorial del Estado, así como promover el desarrollo de esta zona.

 

De acuerdo a lo establecido por el Artículo 411 se puede afirmar que el Artículo 262 es semirrígido, puede ser reformado de dos maneras: a través de una reforma total o a través de una reforma parcial de la Constitución. En el caso de una reforma total de la Constitución a través de una Asamblea Constituyente originaria plenipotenciaria, activada por voluntad popular mediante referendo. En el caso de una reforma parcial mediante ley de reforma constitucional aprobada por dos tercios o por iniciativa popular. La vigencia de toda reforma necesitará referendo constitucional aprobatorio.

 

A partir de la revisión de los archivos de la Asamblea Constituyente, se puede observar que el Artículo 262 se consolida en el Proyecto de Texto Constitucional Aprobado en Grande, en Detalle y en Revisión en Oruro, lo que implica que no fue modificado en los ajustes establecidos el H. Congreso Nacional en Octubre de 2008. Diferente a lo consensuado en Oruro, el Proyecto de Texto Constitucional aprobado en Grande en Chuquisaca establece una reserva legal a partir de la cual se debían establecer las excepciones a la prohibición dispuesta en el parágrafo I del presente artículo. Es posible encontrar antecedentes del artículo en Informe por Unanimidad de la Comisión 20 (Fronteras Nacionales, Relaciones Internacionales e Integración) de la Asamblea Constituyente. 

 

Gran parte del contenido del artículo tiene su origen en la Constitución de 1938. Los textos constitucionales siguientes, respetaron en forma y contenido lo establecido en dicho año, sin embargo, la actual Constitución introduce elementos nuevos a la redacción anterior.

Zona de Seguridad Fronteriza -Categoría-

Dentro de la Constitución y de acuerdo con el Artículo 262, se denomina como zona de seguridad fronteriza a la franja paralela a las líneas fronterizas, cuya extensión es de cincuenta kilómetros medidos –perpendicularmente- desde cada uno de los límites estatales.

 

La denominación de zona de seguridad fronteriza se constituye como una de las innovaciones de la actual Constitución, ya que si bien existía -desde 1938- la prohibición para los extranjeros de adquirir propiedades o estar en posesión de títulos para la explotación de recursos de soberanía nacional; nunca se le asignó nombre propia a esta zona.

 

Es posible que la calificación de zona de seguridad fronteriza provenga de la necesidad de establecer un régimen especial que proteja a la zona más próxima a la soberanía territorial de otro Estado, la cual por este carácter es especialmente susceptible a una posible invasión o influencia externa. Si se analiza el constitucionalismo Boliviano, cabe también notar que el artículo surge después de la Guerra del Chaco[1], mediante la cual se produce la última desmembración territorial de Bolivia[2]. En este sentido, el artículo responde al aprendizaje de sucesos que significaron para Bolivia situaciones desventajosas, motivadas -parcialmente- por un descuido de la soberanía territorial boliviana.

 

En consonancia al Artículo 263, se le asigna a las Fuerzas Armadas roles específicos en esta zona:

 

  • Defensa,
  • seguridad
  • control
  • permanente presencia física, y
  • participación en las políticas de desarrollo integral y sostenible

 

Desde ámbitos más generales, la Constitución establece que es deber del Estado defender su integridad territorial –y por ende defender la zona de seguridad fronteriza, que es la más próxima a los límites fronterizos- (Artículo 261). En el caso de existir asentamientos humanos en la zona de seguridad fronteriza, el Estado debe estimular el desarrollo armónico, integral, sostenible y estratégico de estos lugares, a través de políticas públicas destinadas a incrementar los niveles de vida de los pobladores que habitan la zona fronteriza (Artículos 261 y 263)[3]. Si se considera que muchas de las zonas de seguridad fronteriza bolivianas son ricas en recursos naturales[4], es obligación estatal ejecutar políticas para la preservación y control de dichos recursos (Artículo 263).[5]

 

[1]La Guerra del Chaco concluye en 1935.

[2]Para ver las modificaciones que tuvo el territorio boliviano desde el momento de su independencia, consulte el tratamiento del Artículo 261.

[3]En respuesta a este mandato constitucional, cabe señalar que el Ministerio de Defensa del Estado Plurinacional de Bolivia, y más específicamente el Viceministerio de Defensa y Cooperación al Desarrollo Integral (VIDECODI), creó la Dirección General de Zonas de Seguridad Fronteriza, instancia que tiene por objeto “promover la presencia de las Fuerzas Armadas en las zonas de seguridad fronteriza, para garantizar la integridad territorial, la preservación de los recursos naturales estratégicos y participar en las políticas de desarrollo integral y sostenible de estas zonas” (Ministerio de Defensa. Disponible en: http://www.mindef.gob.bo/mindef/node/371 . Acceso el 6 de febrero de 2012).

[4]Como ejemplo, podemos referirnos a las zonas de seguridad fronteriza bolivianas colindantes con los países de Brasil, Chile y el Perú, las cuales, además de estar conformadas por abundantes recursos hídricos, cuentan con minerales como el oro, el azufre y distintas piedras preciosas.

[5]Si bien la Constitución habla de zonas fronterizas y no de zonas de seguridad fronteriza, cuando se refiere a la obligaciones estatales en relación a las fronteras, se sobreentiende que las zonas fronterizas son espacios mayores, que abarcan a las zonas de seguridad fronteriza, por lo que el Estado también tiene obligaciones generales y concretas en estos espacios más reducidos y próximos a los límites estatales.


Concordancias

Artículo 261. La integridad territorial, la preservación y el desarrollo de zonas fronterizas constituyen un deber del Estado. / Artículo 263. Es deber fundamental de las Fuerzas Armadas la defensa, seguridad y control de las zonas de seguridad fronteriza. / Artículo 264. El Estado establecerá una política permanente de desarrollo armónico, integral, sostenible y estratégico de las fronteras, y ejecutará políticas de preservación y control de los recursos naturales en las áreas fronterizas. / Artículo 298. Es competencia privativa del nivel central del Estado: el control de fronteras en relación a la seguridad del Estado.


Prohibición a la propiedad o posesión extranjera -Subcategoría-

El parágrafo I del Artículo 262 establece que dentro de los 50 kilómetros de territorio boliviano adyacente a los límites fronterizos –zonas de seguridad fronteriza-, ningún extranjero podrá adquirir propiedad alguna. Esta prohibición abarca tanto a personas individuales, como a colectivas, que buscan obtener algún título propietario.

 

Además de la adquisición de forma directa, la prohibición también se extiende a las personas extrajeras que pretenden comprar bienes o adquirir títulos de forma indirecta, por ejemplo, a través de nacionales que figuren como dueños, pero que el capital sea extranjero[1]. Esta especificación fue abordada en el Informe de Mayoría de la Comisión N°20 “Fronteras Nacionales, Relaciones Internacionales e Integración”, que a la letra establecía:

 

Artículo 2. Dentro de cincuenta kilómetros de la línea de frontera, se establece una zona de seguridad fronteriza, en este espacio, los extranjeros y los nacionales cuyo capital sea extranjero, no pueden adquirir ni poseer, por ningún título, suelo ni subsuelo directa o indirectamente, individualmente o en sociedad, bajo pena de perder en beneficio del Estado, la propiedad adquirida, excepto, el caso de necesidad nacional declarada por Ley expresa[2].

 

Asimismo, el Artículo 262, niega la posibilidad a los nacionales de otros países poseer bajo algún título aguas, suelo o subsuelo que se encuentren en la zona de seguridad fronteriza.

 

Además de ser una prohibición explícita para los extranjeros, el artículo en cuestión prohíbe a cualquier autoridad otorgar o reconocer cualquier título de propiedad o posesión a personas que no sean de nacionalidad boliviana en la zona de seguridad fronteriza. El incumplimiento de este mandato constitucional por parte de un funcionario estatal podría entenderse como un atentado a la seguridad e integridad del territorio boliviano. De otorgarse títulos de aguas o permisos para la explotación de otros recursos naturales extraídos del suelo o sub suelo nacional, la autoridad boliviana participe del acto puede incluso ser acusada de cometer el delito de traición a la patria (Artículo 124).

 

Excepción: necesidad estatal

 

Además de implementar que ninguna persona extranjera, individualmente o en sociedad, podrá adquirir propiedad en este espacio, directa o indirectamente, ni poseer por ningún título aguas, suelo ni subsuelo” el artículo establece que esta prohibición no se aplicará en casos excepcionales, en los cuales, por necesidad estatal, el Órgano legislativo apruebe la posesión de títulos propietarios sobre la tierra, así como la cesión de derechos de uso y aprovechamiento del agua, del suelo y del subsuelo de la zona de seguridad fronteriza.

 

Según lo establecido en el Artículo 262, la autorización a la situación anterior declarada como necesidad estatal, deberá ser aprobada por ley expresa, que necesitará la aprobación de dos tercios de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

 

La aprobación legislativa por dos tercios de votos, forma parte de las innovaciones añadidas a la redacción de los textos constitucionales anteriores a la actual constitucional.

 

Efecto del incumplimiento

 

De acuerdo con el Artículo 262, la propiedad o posesión que se hubiese otorgado en favor de una persona extranjera, que incumpla la prohibición referida a la reserva territorial en zonas de seguridad fronteriza; pasará a formar parte del patrimonio del Estado boliviano, sin ningún tipo de indemnización.

 

Esto último también forma parte de las novedades de la actual Constitución, ya que la redacción preservada desde 1938, no incluía el tema de la indemnización.

 

[1]Según lo establecido en el Artículo 262, se podría decir que si un nacional habitante de la zona de seguridad fronteriza se casa con un extranjero, el nacional pierde el derecho de poseer propiedades dentro de dicho espacio. Sin embargo, si el nacional heredase dichas propiedades, estas no serían expropiadas, hasta no pasar a propiedad del extranjero.

[2]El remarcado es propio.


Concordancias

Artículo 124. Comete el delito de traición a la patria en boliviano que viole el régimen constitucional de recursos naturales. / Artículo 349. Los recursos naturales son de propiedad y dominio directo, indivisible e imprescriptible del pueblo boliviano. / Artículo 357. Por ser propiedad social del pueblo boliviano, ninguna persona ni empresa extranjera, ni ninguna persona o empresa privada boliviana podrá inscribir la propiedad de los recursos naturales bolivianos. La anotación y registro de reservas es una atribución exclusiva del Estado.


Régimen de la Seguridad Fronteriza -Subcategoría-

Aunque el Artículo 262 no establece una reserva legal, el parágrafo II estipula que “la zona de seguridad fronteriza estará sujeta a un régimen jurídico, económico, administrativo y de seguridad especial”. Esto implica que el régimen, el cual abarcará a todo el conjunto de normas que regulará la zona de seguridad fronteriza, deberá tener en cuenta distintos mandatos constitucionales[1]:

 

En primera instancia y de acuerdo con el parágrafo II del artículo, el régimen tendrá por objeto promover y priorizar su desarrollo. Esto se encuentra en consonancia con el Artículo 261 que establece como mandato estatal el desarrollo de las zonas fronterizas. El desarrollo que se buscará alcanzar a través de políticas públicas permanentes, será de tipo armónico, integral, sostenible y estratégico. El establecimiento de políticas de desarrollo en las periferias estatales tendrá la finalidad de mejorar la calidad de vida de los poblados fronterizos (Artículo 264), lo cual además de integrar política, económica y físicamente a las zonas fronterizas del país y disminuir los índices de pobreza y pobreza extrema de las estadísticas nacionales[2], reducirá los índices de emigración y el despoblamiento de las zonas fronterizas. Lo que generará mayor dinamismo en las zonas fronterizas, a través de fronteras vivas/activas que reducirán los riesgos que afecten la integridad territorial boliviana. Las Fuerzas Armadas, en compañía de los órganos gubernamentales competentes, serán partícipes del desarrollo integral y sostenible de las zonas de seguridad fronteriza (Artículo 263).

 

En segundo lugar, y de acuerdo con el parágrafo II del Artículo 262, el régimen jurídico, económico, administrativo y de seguridad especial de las zonas fronterizas, debe también, garantizar la integridad territorial de Bolivia. La defensa de este principio es un mandato primordial dentro de la Constitución, cuyo cumplimiento no se limita únicamente a los órganos estatales, sino también obliga al pueblo boliviano en su conjunto (Artículo108). De forma específica: la defensa, seguridad y control de las zonas de seguridad fronteriza son atribuciones de las Fuerzas Armadas (Artículo 263), en cuya organización el presidente del Estado ejercerá el máximo cargo de Capitán General, para defender la independencia e integridad territorial boliviana en caso de que la integridad territorial se viera comprometida (Artículo 172). De acuerdo con lo establecido en el Artículo 298, el control de las fronteras, en relación a la seguridad estatal, es competencia privativa del nivel central. (Artículo 298)

 

La normativa venidera, referente a las zonas de seguridad fronteriza, deberá también contemplar lo establecido en el parágrafo I del Artículo 262, que determina que dentro de los cincuenta kilómetros a partir de la línea fronteriza, ningún extranjero podrá adquirir ningún tipo de propiedad o posesión de tierras o títulos para el aprovechamiento del suelo, subsuelo y los recursos existentes en ellos.

 

Por otra parte, cabe también señalar, que la sujeción de la Zona de Seguridad Fronteriza a un régimen especial, no estuvo contemplado a lo largo del constitucionalismo boliviano, ciertamente, parte de lo establecido en el segundo parágrafo del artículo en cuestión, encuentra eco en el contexto actual, en el que -en el marco del desarrollo integral de Bolivia- se pretende neutralizar la idea de que sólo las Fuerzas Armadas son capaces de defender la integridad territorial del Estado. En este sentido, al paradigma de militares a las fronteras, se añade uno nuevo: civiles a las fronteras. (Salazar en Miradas, 2010).

 

[1]Con el objeto de implementar el segundo parágrafo del Artículo 262 de la actual Constitución, el Viceministerio de Defensa y Cooperación al Desarrollo Integral, creo la Unidad de Régimen Especial de Seguridad Fronteriza, establecimiento que tiene como finalidad “proponer el régimen de seguridad especial de las zonas de seguridad fronteriza en el marco de la Constitución Política del Estado” (Ministerio de Defensa. Disponible en: http://www.mindef.gob.bo/mindef/node/372. Acceso el 6 de febrero de 2012).

[2]De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística (INE), los Índices de Desarrollo Humano (IDH) más bajos del territorio boliviano, se encuentran en los poblados fronterizos.  


Concordancias

Artículo 108, numeral 13. Es deber de las y los bolivianos, defender la integralidad territorial de Bolivia. Artículo 124. Comete el delito de traición a la patria en boliviano que viole el régimen constitucional de recursos naturales. / Artículo 172. Es atribución de la Presidenta o del Presidente del Estado, preservar la seguridad y la defensa del Estado. / Artículo 261. La integridad territorial, la preservación y el desarrollo de zonas fronterizas constituyen un deber del Estado. / Artículo 263. Es deber fundamental de las Fuerzas Armadas la defensa, seguridad y control de las zonas de seguridad fronteriza. / Artículo 264. El Estado establecerá una política permanente de desarrollo armónico, integral, sostenible y estratégico de las fronteras, y ejecutará políticas de preservación y control de los recursos naturales en las áreas fronterizas.


Tratamiento en el Constitucionalismo Boliviano

Texto constitucional 2009

 

Artículo 262

 

I. Constituye zona de seguridad fronteriza los cincuenta kilómetros a partir de la línea de frontera. Ninguna persona extranjera, individualmente o en sociedad, podrá adquirir propiedad en este espacio, directa o indirectamente, ni poseer por ningún título aguas, suelo ni subsuelo; excepto en el caso de necesidad estatal declarada por ley expresa aprobada por dos tercios de la Asamblea Legislativa Plurinacional. La propiedad o la posesión afectadas en caso de incumplimiento de esta prohibición pasarán a beneficio del Estado, sin ninguna indemnización.

II. La zona de seguridad fronteriza estará sujeta a un régimen jurídico, económico, administrativo y de seguridad especial, orientado a promover y priorizar su desarrollo, y a garantizar la integridad del Estado

 

Texto constitucional 2004

 

Artículo 25

 

Dentro de 50 kilómetros de las fronteras, los extranjeros no pueden adquirir ni poseer, por ningún título, suelo ni subsuelo, directa o indirectamente, individualmente o en sociedad, bajo pena de perder, en beneficio del Estado, la propiedad adquirida, excepto el caso de necesidad nacional declarada por ley expresa.

 

Texto constitucional 1994

 

Artículo 25

 

Reserva territorial en fronteras. Dentro de 50 kilómetros de las fronteras, los extranjeros no pueden adquirir ni poseer, por ningún título, suelo ni subsuelo, directa o indirectamente, individualmente o en sociedad bajo pena de perder en beneficio del Estado, la propiedad adquirida, excepto el caso de necesidad nacional declarada por ley expresa.

 

Texto constitucional 1967

 

Artículo 25

 

Dentro de cincuenta kilómetros de las fronteras, los extranjeros no pueden adquirir ni poseer, por ningún título, suelo ni subsuelo, directa o indirectamente, individualmente o en sociedad, bajo pena de perder, en beneficio del Estado, la propiedad adquirida, excepto el caso de necesidad nacional declarada por ley expresa.

 

Texto constitucional 1961

 

Artículo 21

 

Dentro de cincuenta kilómetros de las fronteras, los extranjeros no pueden adquirir ni poseer, por ningún título, suelo ni subsuelo, directa o indirectamente, individualmente o en sociedad, bajo pena de perder, en beneficio del Estado, la propiedad adquirida, excepto el caso de necesidad nacional declarada por ley expresa.

 

Texto constitucional 1947

 

Artículo 19

 

Dentro de 50 kilómetros de las fronteras, los extranjeros no pueden adquirir ni poseer, por ningún título, suelo ni subsuelo, directa o indirectamente, individualmente o en sociedad, bajo pena de perder, en beneficio del Estado, la propiedad adquirida, excepto el caso de necesidad nacional declarada por ley expresa.

 

Texto constitucional 1945

 

Artículo 19

 

Dentro de 50 kilómetros de las fronteras, los extranjeros no pueden adquirir ni poseer, por ningún título, suelo ni subsuelo, directa o indirectamente, individualmente o en sociedad, bajo pena de perder, en beneficio del Estado, la propiedad adquirida, excepto el caso de necesidad nacional declarada por ley expresa.

 

Texto constitucional 1938

 

Artículo 19

 

Dentro de 50 kilómetros de las fronteras, los extranjeros no pueden adquirir ni poseer, por ningún título, suelo ni subsuelo, directa o indirectamente, individualmente o en sociedad, bajo pena de perder, en beneficio del Estado, la propiedad adquirida, excepto el caso de necesidad nacional declarada por ley expresa.

 

Análisis

 

Dentro del constitucionalismo boliviano, la reserva territorial[1] en las zonas fronterizas tiene su origen en el texto constitucional de 1938. Los textos constitucionales de 1945, 1947, 1961, 1994 y 2004, respetaron sin modificación alguna lo establecido en la Constitución de 1938.

 

Si bien la actual Constitución establece, sin cambios de contenido, lo estipulado en las anteriores Constituciones, agrega 3 elementos:

 

En primer lugar, a la redacción de las anteriores Constituciones “la propiedad o la posesión afectadas en caso de incumplimiento de esta prohibición pasarán a beneficio del Estado”, se le agrega “sin ninguna indemnización”.

 

En segundo lugar, se le asigna nombre propio a los 50 kilómetros medidos desde los límites fronterizos: zonas de seguridad fronteriza

 

Por último, el artículo establece que la zona de seguridad fronteriza deberá estar sujeta a un régimen jurídico, económico, administrativo y de seguridad especial, que además de garantizar la integridad de la soberanía estatal, promoverá prioritariamente el desarrollo de dicha zona.

 

[1]Marcelo Galindo le asigna el título Reserva Territorial en Fronteras a los artículos, referidos a la prohibición de adquisición de propiedad o títulos de agua, suelo y subsuelo, dentro del Constitucionalismo Boliviano (Galindo, 1991:72). Estos artículos son denominados como reserva territorial porque hacen referencia a un territorio que debe está sujeto a un régimen especial, ya que la normativa general del país no es aplicable en estos lugares determinados y específico. 

Tratamiento en los archivos, actas y resoluciones del constituyente

Proyecto de Texto Constitucional ajustado en el H. Congreso Nacional, octubre 2008

 

Artículo 262

 

I. Constituye zona de seguridad fronteriza los cincuenta kilómetros a partir de la línea de frontera. Ninguna persona extranjera, individualmente o en sociedad, podrá adquirir propiedad en este espacio, directa o indirectamente, ni poseer por ningún título aguas, suelo ni subsuelo; excepto en el caso de necesidad estatal declarada por ley expresa aprobada por dos tercios de la Asamblea Legislativa Plurinacional. La propiedad o la posesión afectadas en caso de incumplimiento de esta prohibición pasarán a beneficio del Estado, sin ninguna indemnización.

II. La zona de seguridad fronteriza estará sujeta a un régimen jurídico, económico, administrativo y de seguridad especial, orientado a promover y priorizar su desarrollo, y a garantizar la integridad del Estado.

 

Fuente: Ley Nº3942 de 21 de octubre de 2008.

 

Proyecto de Texto Constitucional Aprobado en Grande, en Detalle y en Revisión en Oruro, diciembre de 2007

 

Artículo 263

 

 I. Constituye zona de seguridad fronteriza los cincuenta kilómetros a partir de la línea de frontera. Ninguna persona extranjera, individualmente o en sociedad, podrá adquirir propiedad en este espacio, directa o indirectamente, ni poseer por ningún título aguas, suelo ni subsuelo; excepto en el caso de necesidad estatal declarada por ley expresa aprobada por dos tercios de la Asamblea Legislativa Plurinacional. La propiedad o la posesión afectadas en caso de incumplimiento de esta prohibición pasarán a beneficio del Estado, sin ninguna indemnización.

II. La zona de seguridad fronteriza estará sujeta a un régimen jurídico, económico, administrativo y de seguridad especial, orientado a promover y priorizar su desarrollo, y a garantizar la integridad del Estado.

 

Fuente: Representación Presidencial para la Asamblea Constituyente (REPAC). Constitución Política del Estado. Aprobada en Grande, en Detalle y en Revisión.

 

Proyecto de Texto Constitucional Aprobado en Grande en Chuquisaca, noviembre de 2007

 

Artículo 261

 

I. Constituye zona de seguridad fronteriza los cincuenta kilómetros a partir de la línea de frontera. Ninguna persona extranjera, individualmente o en sociedad, podrá adquirir propiedad en este espacio, directa o indirectamente, ni poseer por ningún título aguas, suelo ni subsuelo. La propiedad o la posesión afectadas en caso de incumplimiento de esta prohibición pasarán a beneficio del Estado, sin ninguna indemnización. La ley podrá prever excepciones a la prohibición.

II. La zona de seguridad fronteriza estará sujeta a un régimen jurídico, económico, administrativo y de seguridad especial, orientado a promover y priorizar su desarrollo, y a garantizar la integridad del Estado.

 

Fuente: Representación Presidencial para la Asamblea Constituyente (REPAC). Constitución Política del Estado. Aprobada en Grande.

 

Informes de Comisión de la Asamblea Constituyente: Comisión 20 (Fronteras Nacionales, Relaciones Internacionales e Integración)

 

Informe por Unanimidad, por Consenso, por Mayoría Absoluta y por Minoría

 

Informe por Mayoría

 

Aprobado por Unanimidad

 

Artículo 2

 

I.- Dentro de cincuenta kilómetros de la línea de frontera, se establece una zona de seguridad fronteriza, en este espacio, los extranjeros y los nacionales cuyo capital sea extranjero, no pueden adquirir ni poseer, por ningún título, suelo ni subsuelo directa o indirectamente, individualmente o en sociedad, bajo pena de perder en beneficio del Estado, la propiedad adquirida, excepto, el caso de necesidad nacional declarada por Ley expresa.

II.- La zona de seguridad fronteriza estará sujeta a un régimen jurídico, económico, administrativo y de seguridad especial orientado a promover su desarrollo y fortalecer la Soberanía del Estado

 

Fuente: Enciclopedia Histórica Documental del Proceso Constituyente Boliviano, Tomo III, Volumen 2, pág. 2364.

 

Propuesta de Texto Constitucional de las Organizaciones que conforman el Pacto de Unidad, mayo de 2007

 

En el Proyecto de Constitución del Pacto de Unidad no se encuentra ningún artículo que regule la zona de seguridad fronteriza.

 

Análisis

 

El Artículo 262 se consolida en el Proyecto de Texto Constitucional Aprobado en Grande, en Detalle y en Revisión en Oruro, lo que implica que no fue modificado durante el proceso de ajustes a la Constitución establecidos por el H. Congreso Nacional en Octubre de 2008.

 

Difiere de lo establecido en la Constitución vigente, el Proyecto de Texto Constitucional Aprobado en Grande en Chuquisaca establecía una reserva legal en el que se podían prever excepciones a la prohibición extranjera de adquirir títulos o propiedad al interior de la zona de seguridad fronteriza. Por su parte la redacción actual del artículo establece que la excepción responde a una necesidad estatal declarada por ley expresa aprobada por dos tercios de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

 

Se encuentran antecedentes del en el Informe por Unanimidad de la Comisión 20 (Fronteras Nacionales, Relaciones Internacionales e Integración de la Asamblea Constituyente) de la Asamblea Constituyente, texto que de fondo establece el mismo planteamiento a lo estipulado en el texto constitucional vigente, con alguna variaciones en la redacción de la disposición. De esta forma, mientras en el Informe por Unanimidad se amplió la prohibición, relacionada a la tenencia de títulos sobre territorio o recursos ubicados al interior de las zonas de seguridad fronteriza, a nacionales cuyo capital sea extranjero, la redacción actual del artículo prohíbe también las formas indirectas de adquirir estas propiedades, lo que comprende también la adquisición de títulos a través de nacionales.

Alcance de la reserva legal

Aunque el artículo no establece una reserva legal expresa, de acuerdo al parágrafo II, la Zona de Seguridad Fronteriza deberá sujetarse a un régimen jurídico, económico, administrativo y de seguridad especial.

Bibliografía

Galindo de Ugarte, Marcelo. 1991. Constituciones bolivianas comparadas. 1826-1967. Bolivia: Editorial “Los Amigos del Libro”.

 

Salazar, Fernando en Miradas. Nuevo Texto Constitucional. 2010. La Paz-Bolivia: Instituto Internacional de Integración Convenio Andrés Bello.

 

Valencia Vega, Alipio. 2011. Geopolítica en Bolivia. La Paz–Bolivia: Editorial GUM.

Webgrafía

Ministerio de Defensa. Disponible en: http://www.mindef.gob.bo/mindef/node/371 . Acceso el 6 de febrero de 2012

Documentos legales

Ley Nº3942 de 21 de octubre de 2008.

 

Textos constitucionales de Bolivia 1826 – 2009.

Archivos, actas y resoluciones

Acta de Acuerdo de las Organizaciones del Pacto de Unidad, Constitución Política del Estado Boliviano de mayo de 2007.

 

Informes de la Comisión 20 (Fronteras Nacionales, Relaciones Internacionales e Integración) de la Asamblea Constituyente.

 

Informes de la Comisión 9 (Autonomías Departamentales, Provinciales, Municipales e Indígenas, Descentralización y Organización Territorial) de la Asamblea Constituyente.

 

Proyecto de Texto Constitucional ajustado en el H. Congreso Nacional, octubre de 2008, Ley 3942 de 21 de octubre de 2008.

 

Representación Presidencial para la Asamblea Constituyente (REPAC). Constitución Política del Estado. Aprobada en Grande de noviembre de 2007.

 

Representación Presidencial para la Asamblea Constituyente (REPAC). Nueva Constitución Política del Estado. Versión Oficial, Aprobada en Grande, en Detalle y en Revisión de diciembre de 2007.


Fecha de su ultima actualización: 21/04/2013 09:13:30 a.m.

Centro de Estudios Constitucionales 2013