•     
  • Inicio
  • Artículos
  • Palabras

Artículo 252

Las Fuerzas de la Policía Boliviana dependen de la Presidenta o del Presidente del Estado por intermedio de la Ministra o Ministro de Gobierno.

Presentación

El Artículo 252 se encuentra en el apartado dedicado a la institución policial. Establece la dependencia de la Policía Boliviana al Presidente por intermedio del Ministro de Gobierno.

Descripción

El Artículo 252 se encuentra en el Capítulo Segundo (Policía Boliviana), que corresponde al Titulo VII (Fuerzas Armadas y Policía Boliviana), de la Segunda Parte de la Constitución Política del Estado (Estructura y Organización Funcional del Estado).

 

El Artículo está compuesto por un solo párrafo, en el que se establece la dependencia de la Policía Boliviana a la Ministra o Ministro de Gobierno y a la Presidenta o Presidente del Estado. No contiene numerales ni literales.

 

De acuerdo a lo establecido por el Artículo 411 se puede afirmar que el Artículo 252 es semirrígido, puede ser reformado de dos maneras: a través de una reforma total o a través de una reforma parcial de la Constitución. En el caso de una reforma total de la Constitución a través de una Asamblea Constituyente originaria plenipotenciaria, activada por voluntad popular mediante referendo. En el caso de una reforma parcial mediante ley de reforma constitucional aprobada por dos tercios o por iniciativa popular. La vigencia de toda reforma necesitará referendo constitucional aprobatorio.

 

A partir de la revisión de los archivos de la Asamblea Constituyente, se puede observar que el Artículo 252 se consolida en los ajustes establecidos por el H. Congreso Nacional el año 2008. El Proyecto de Texto Constitucional Aprobado en Grande, en Detalle y en Revisión en Oruro, el Proyecto de Texto Constitucional Aprobado en Grande en Chuquisaca y el Informe por Unanimidad, por Mayoría y por Minoría de la Comisión 21 “Seguridad y Defensa”, establecen el mismo contenido, aunque varían en la redacción.

 

La dependencia de la Policía a la Presidenta o Presidente por intermedio de la Ministra o Ministro de Gobierno como mandato constitucional explícito, tiene sus orígenes en el texto constitucional de 1961. Los textos constitucionales siguientes (de 1967, 1994, 2002 y 2009), mantienen la misma lógica de subordinación.

Dependencia de las fuerzas de la Policía Boliviana -Categoría-

De acuerdo con el presente artículo, las fuerzas de la Policía Boliviana dependen del Presidente o Presidenta del Estado Plurinacional, por intermedio del Ministro o Ministra de Gobierno.

 

Si bien existen distintos tipos de dependencia[1], la dependencia a la que el artículo hace referencia es a la de mando, por ende es una dependencia administrativa.

 

La dependencia administrativa implica subordinación, inferioridad jerárquica, sometimiento o sujeción de la institución policial respecto al Ministro o Ministra de Gobierno y al Presidente o Presidenta, autoridades de mayor poder o mando (Concepto desarrollado a partir de Cabanellas, 1996).

 

En cuanto a sus actuaciones y el cumplimiento de sus funciones, la Policía Boliviana se encuentra subordinada a las decisiones de la Presidenta o del Presidente, quien ejerce autoridad por intermedio de la Ministra o Ministro de Gobierno.

 

De acuerdo al Artículo 251, la función policial es ejercida bajo mando único. Al igual que las Fuerzas Armadas. En este sentido la Policía Boliviana es una institución esencialmente obediente, altamente jerarquizada y centralizada, no delibera y obedece a un solo mando, lo que implica que los funcionarios policiales obedecen primera y únicamente a su superior inmediato en la línea de mando.

 

El escalafón policial es único y debe estar sujeto a la Constitución y a las leyes. De acuerdo con los datos constitucionales, la línea de mando de las Fuerzas de la Policía es la siguiente:

 

Línea de Mando

 

Presidenta o Presidente del Estado Plurinacional

 
 

 

 

 

Ministra o Ministro de Gobierno

 
 

 

 

 

Comandante General de la Policía Boliviana

 
 

 

 

 

Jerarquía interna[2]

 

                                                           Fuente: Sobre la base de los datos constitucionales

 

 

Tal como lo establece el presente artículo, el origen de las órdenes procede del Presidente o Presidenta del Estado Plurinacional. Esta figura ejerce autoridad al interior de la institución policial por intermedio del Ministro o Ministra de Gobierno, cuyas órdenes pasan al Comandante General de la Policía Boliviana, quien es la autoridad máxima de la institución policial, figura designada por el Presidente o Presidenta del Estado a través de un Decreto Presidencial, y que también puede ser destituida también por decisión presidencial (Artículo 172).

 

La cadena de mando sirve para que instituciones armadas -y más específicamente fuerzas públicas, entendidas como las portadoras del monopolio legítimo de la violencia- no cometan excesos en el cumplimiento de sus funciones. Al no deliberar, los funcionarios policiales no realizan actividades sin la orden de instancias superiores. En este sentido, las actuaciones de los miembros de la policía se encuentran limitadas a una orden superior, por lo que los funcionarios de la policía no pueden actuar fuera del marco de dicha orden.  

 

En el marco de sus funciones, la policía debe garantizar el ejercicio de los derechos, caso contrario serán procesados penalmente (Artículo 139, parágrafo II) y no podrán excusarse de haber atentado contra los derechos, por mandatos superiores. De acuerdo con la Constitución, son sujetos de responsabilidad penal, las personas quienes priven a otras de los derechos reconocidos por la Constitución, tanto los autores intelectuales, como los materiales (Artículo 110).

 

Entre otros puntos referidos a la dependencia de la Policía, se debe notar que ésta, en casos de guerra internacional, pasa al Comando en Jefe de las Fuerzas Armadas (Artículo 254). De proceder esto, la dependencia indirecta al Presidente o Presidenta continúa, pero ya no a través del Ministro o Ministra de Gobierno, sino por intermedio del Ministro o Ministra de Defensa y el o la Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas (Artículo 246).

 

La policía ha sido, desde sus orígenes, una competencia exclusiva del gobierno central (Artículo 298) y por ende dependiente de la cabeza del Órgano Ejecutivo. Los órganos subalternos y regionales de la institución policial no poseen ningún tipo de autonomía decisoria, financiera u operativa. Los gobiernos departamentales no ejercen ningún tipo de tuición funcional y no ejercen influencia en los destacamentos regionales de la policía (Masilla, 2003). Desde el momento de la creación de la ahora denominada Policía Boliviana se revela la sujeción de esta institución a instancias del Órgano Ejecutivo.

 

Entre los antecedentes de la Policía, se puede señalar que durante el gobierno de Simón Bolívar, con la intención de mantener el orden, se divide a las Fuerzas Armadas en cuatro partes, dentro de las cuales una de ellas corresponde a la Milicia Nacional, que fue la encargada de mantener el orden y ejercer funciones policiales al interior de la nacida República (Magne, 2011).

 

De forma oficial, la Policía como institución fue creada el 24 de junio de 1826 mediante la Ley Reglamentaria de Policías promulgada por disposición del entonces Presidente José Antonio de Sucre (Mansilla, 2003). Desde esta ley, la institución policial se encontró subordinada al Ejecutivo. En primera instancia se debe mencionar que en aquél entonces, la institución policial se encontraba conformada por Intendentes -cuatro en total, uno por cada departamento de Bolivia[3]- y Comisarios de policía. Estos últimos dependían directamente de los Intendentes, los cuales eran nombrados por los prefectos de cada departamento, figuras designadas por el Ministro del Interior, seleccionado por el Presidente. Esto demuestra claramente la dependencia de la Policía Boliviana a las disposiciones del gobierno central.

 

Históricamente, las autoridades gubernamentales compartieron funciones con la Policía Boliviana. Desde una interpretación de la normativa se podría señalar que a falta de autoridad gubernamental de rango medio o intermedio, una figura de la policía podía ocupar un cargo gubernamental y viceversa.

 

Para sustentar lo anterior se debe hacer referencia a la Ley Reglamentaria del 24 de Junio de 1826, que establecía que la Policía de aquella época estaba compuesta por cuatro Intendentes -uno en cada departamento-, los cuales, además de ser designados por los cuatro prefectos de los mismos departamentos, tenían la obligación de suplir a estas figuras en caso de ausencia o imposibilidad temporal (Artículo 2). Asimismo, de acuerdo al Reglamento de Policía del 3 de mayo de 1831 mantener la seguridad de las personas y bienes y la conservación del orden público, estará a cargo de los Intendentes en las Capitales de Departamento. En las Provincias serán los gobernadores los que administren justicia en los casos arriba mencionados y lo propio harán los Corregidores en sus respectivos Cantones.

 

Los primeros años de la República, Bolivia estaba conformada por departamentos, provincias y cantones. Estas entidades territoriales tenían como autoridades a los prefectos, gobernadores y corregidores respectivamente. Si bien, acorde a la Constitución de entonces, todas estas autoridades tenían la obligación de velar por el orden y la seguridad pública, en los departamentos la autoridad específica que debía mantener la seguridad de las personas y bienes y la conservación del orden público, eran los intendentes -máximas autoridades de la Policía-, designados por los prefectos –máximas autoridades gubernamentales-, los cuales dependían directamente del Presidente.

 

Cabe también mencionar que los Intendentes, podían suplir a los prefectos de forma temporal, cuando estos últimos se encontraban incapacitados de cumplir sus funciones. Esto denota el vínculo entre la policía y el gobierno. Por otra parte, si bien la figura de los prefectos es suplantada por la de los Intendentes para las labores específicas señaladas, las máximas autoridades de las otras entidades territoriales cumplían las atribuciones de los Intendentes policiales en sus respectivas jurisdicciones. La incapacidad o la falta de necesidad de crear otras figuras policiales además de los Intendentes, conllevó a que las máximas autoridades gubernamentales de las provincias y cantones, cumplan las funciones de los Intendentes policiales departamentales.

 

Durante los años posteriores las autoridades gubernamentales y la Policía Boliviana se distanciaron en cuanto a atribuciones específicas, el ejercicio de gobierno siempre fue posible gracias a las funciones policiales. Tanto en la historia general, así como los antecedentes de la Policía Boliviana, dicha institución es creada para colaborar a las autoridades centrales y locales en la preservación del orden público.

 

[1]Por ejemplo la dependencia económica y la dependencia política.

[2]En la Constitución no se establece la jerarquía al interior de la policía, sin embargo, de acuerdo al Artículo 62 de la Ley Orgánica de la Policía Nacional (Ley N°734 del 8 de abril de 1985, modificada por ley Nº1675 del 15 de diciembre de 1995 y Reglamento del Personal de la Policía Boliviana) la escala jerárquica en la Policía Nacional está determinada de la siguiente manera: General, Coronel, Teniente Coronel, Mayor, Capitán, Teniente, Sub Teniente, Cadete, Sub Oficial Superior, Sub Oficial Mayor, Sub Oficial Primero, Sub Oficial Segundo, Sargento Primero, Sargento Segundo, Cabo, Policía, Alumno (Aspirante a Policía profesional).

[3]Los departamentos de Bolivia en 1826 eran cuatro: La Paz, Chuquisaca, Cochabamba y Santa Cruz.


Concordancias

Artículo 9. Son fines y funciones del Estado el bienestar, el desarrollo, la seguridad y la protección de las personas, así como su dignidad. Es también fin y función del Estado la integridad del país. / Artículo 110. La vulneración de los derechos hace responsables a los autores materiales e intelectuales de los delitos cometidos, sin que puedan excusarse de que lo hicieron en el ejercicio de sus funciones y bajo órdenes superiores. / Artículo 137. En caso de amenaza externa y peligro para la seguridad interna, el Presidente puede declarar estado de excepción. / Artículo 139. Quienes violen los derechos establecidos serán objeto de proceso penal. / Artículo 160, numeral 8. Es atribución de la Cámara de Senadores ratificar el ascenso del General de la Policía, sobre la base de la propuesta del Órgano Ejecutivo. / Artículo 172. Son atribuciones del Presidente o de la Presidenta cumplir y hacer cumplir la Constitución y las Leyes, mantener la unidad del Estado, dirigir la administración pública, designar y destituir al Comandante General de la Policía, así como proponer a la Asamblea el asenso a General de la Policía. / Artículo 246. Dependencia de las Fuerzas Armadas a la Presidenta o Presidente del Estado por intermedio del Ministro de Defensa y Comandante en Jefe. / Artículo 251. La Policía es una fuerza pública que debe defender a la sociedad, conservar el orden público y lograr el cumplimiento de las leyes. / Artículo 298, numeral 6. La Policía Boliviana es competencia privativa del nivel central del Estado. / Artículo 254. En caso de guerra internacional la Policía pasa a depender del Comando en Jefe de las Fuerzas Armadas.


Tratamiento en el Constitucionalismo Boliviano

Texto Constitucional 2009

 

Artículo 252

 

Las Fuerzas de la Policía Boliviana dependen de la Presidenta o del Presidente del Estado por intermedio de la Ministra o Ministro de Gobierno.

 

Texto Constitucional 2004

 

Artículo 216

 

Las Fuerzas de la Policía Nacional dependen del Presidente de la República por intermedio del Ministerio de Gobierno.

 

Texto Constitucional 1994

 

Artículo 216

 

Las Fuerzas de La Policía Nacional dependen del Presidente de la República, por intermedio del Ministro de Gobierno.

 

Texto Constitucional 1967

 

Artículo 216

 

Las Fuerzas de La Policía Nacional dependen del Presidente de la República, por intermedio del Ministro de Gobierno.

 

Texto Constitucional 1961

 

Artículo 209

 

La Policía Boliviana, depende del Presidente de la República, quien imparte sus órdenes en lo administrativo por intermedio del Ministro de Gobierno y en lo técnico por intermedio del Comandante General

 

Análisis

 

La dependencia de la Policía -al Presidente o Presidenta por Intermedio del Ministro o Ministra de Gobierno- como mandato constitucional explícito, se origina a partir del Texto Constitucional de 1961. Los textos constitucionales de 1967, 1994, 2004 y 2009, mantienen la misma lógica de subordinación.

 

Entre las diferencias de lo estipulado en los textos constitucionales señalados, cabe mencionar que en 1961 se explicitaba que la dependencia de la policía a la Presidencia, se manifestaba en lo administrativo por intermedio del Ministro o Ministra de Gobierno, mientras que en lo técnico la autoridad presidencial se ejercía a través del Comandante General.

 

Otra de las diferencias de forma hace referencia a la denominación de la institución policial. En el Texto Constitucional de 1961 y la Constitución vigente se utiliza el nombre de Policía Boliviana, mientras que en los otros textos es denominada Policía Nacional. Cabe mencionar que autores como Mansilla (2003) señalan que el nombre oficial de la institución, fue, desde 1962, “Policía Boliviana”. Elemento definido a través de la Ley Orgánica de la Policía Boliviana del 9 de enero de1962. 

 

Por último, aunque la sujeción de la policía a órdenes del Presidente o Presidenta -por intermedio del Ministro o Ministra de Gobierno- es un tema explicitado en la Constitución a partir del texto Constitucional de 1961, este tipo de subordinación se explicita en la normativa boliviana a partir de la Ley Orgánica de Policías y Carabineros del 14 de noviembre de 1950[1].

 

A partir de 1950, la Policía Boliviana depende indirectamente del Presidente o Presidenta, a través de los Prefectos y Ministros de Gobierno o del Interior.

 

[1]Artículo 3. El Presidente de la República, es el Jefe Supremo de la Policía y Carabineros de Bolivia, quién, por intermedio del Ministro de Gobierno, dirige dicha Institución. Ley Orgánica de Policías y Carabineros del 14 de noviembre de 1950. 

Tratamiento en los archivos, actas y resoluciones del constituyente

Proyecto de Texto Constitucional ajustado en el H. Congreso Nacional, octubre 2008

 

Artículo 252

 

Las Fuerzas de la Policía Boliviana dependen de la Presidenta o del Presidente del Estado por intermedio de la Ministra o Ministro de Gobierno.

 

Fuente: Ley Nº3942 de 21 de octubre de 2008.

 

Proyecto de Texto Constitucional Aprobado en Grande, Detalle y Revisión en Oruro, diciembre de 2007

 

Artículo 253

 

Las Fuerzas de la Policía Boliviana dependen de la Presidenta o del Presidente del Estado por intermedio del Ministerio de Gobierno.

 

Fuente: Representación Presidencial para la Asamblea Constituyente (REPAC). Constitución Política del Estado. Aprobada en Grande, en Detalle y en Revisión.

 

Proyecto de Texto Constitucional Aprobado en Grande en Chuquisaca, noviembre de 2007

 

Artículo 251

 

Las Fuerzas de la Policía Boliviana dependen de la Presidenta o del Presidente del Estado por intermedio del Ministerio de Gobierno.

 

Fuente: Representación Presidencial para la Asamblea Constituyente (REPAC). Constitución Política del Estado. Aprobada en Grande.

 

Informes de Comisión de la Asamblea Constituyente: Comisión 21 (Seguridad y Defensa)

Informe por Unanimidad, por Mayoría y por Minoría

 

Artículo

 

La Policía Boliviana depende del Presidente Constitucional de la República, por intermedio del Ministro de Gobierno. Las disposiciones administrativas, técnicas y operativas así como el régimen social, serán fijadas en su Ley Orgánica.

 

Fuente: Enciclopedia Histórica Documental del Proceso Constituyente Boliviano, Tomo III, Volumen II, pág. 2469

 

Propuesta de Texto Constitucional de las Organizaciones que conforman el Pacto de Unidad, mayo de 2007

 

El contenido del artículo no se encuentra regulado en la Propuestas del Pacto de Unidad.

 

Análisis

 

La dependencia de las fuerzas de la Policía Boliviana al Presidente o Presidenta por intermedio del Ministro o Ministra de Gobierno tiene sus antecedentes en el Informe de Mayoría de la Comisión 21 (Seguridad y Defensa) de la Asamblea Constituyente. Este planteamiento se mantuvo en los proyectos de texto constitucional de Chuquisaca y de Oruro, así como en los ajustes establecidos por el H. Congreso Nacional el año 2008, con algunas variaciones:

 

En el Informe por Unanimidad, por Mayoría y por Minoría, además de la dependencia de la policía, establece una reserva legal que tiene por objeto fijar las disposiciones administrativas, técnicas y operativas, así como el régimen social de la policía. En cuanto a la redacción del artículo, en dicho informe se hace referencia al Presidente Constitucional de la República.

 

La única diferencia entre el artículo actual y lo establecido en los proyectos de texto constitucional aprobados en Chuquisaca y Oruro consiste en la ampliación del tema de género al cargo de Ministro de Gobierno, por lo que la Constitución vigente incluye la figura de Ministra de Gobierno.

 

En la propuesta del Pacto de Unidad no se hace referencia a la dependencia de la institución policial.

Alcance de la reserva legal

El presente artículo no establece una reserva legal. Sin embargo, existe una Ley acorde a los artículos 251 y 253 de la Constitución, que remitirá a la Ley Orgánica de la Policía Boliviana, la función policial y los requisitos para ser designado Comandante General.

 

Esta ley también deberá contemplar la línea de mando de la organización policial, en la que se establecerá su dependencia al Presidente o Presidenta y al Ministro o Ministra de Gobierno[1].

 

[1]En la actual Ley Orgánica de la Policía Boliviana (Ley N°734 del 8 de abril de 1985) en el Capítulo II (De la Dependencia), Artículo 4, se establece que La Policía Boliviana depende del Presidente de la República, quien ejerce autoridad por intermedio del Ministro de Gobierno.

Bibliografía

Cabanellas, Guillermo. 1996. Diccionario de Derecho Usual. Tomo V. Buenos Aires-Argentina: Editorial Heliasta.

 

López, Fernando. 2003. Policía y el Estado de Derecho. Para la formación de los ciudadanos en la ciencia del derecho y su aplicación. La Paz-Bolivia: El País S.A.

 

Magne, Armando. 2011. Ministerio Público, Fuerzas Armadas y Policía Boliviana. Tesis de Grado. La Paz-Bolivia: Universidad Católica Boliviana “San Pablo”

 

Mansilla, Hugo Celso Felipe. 2003. La Policía Boliviana, entre los códigos informales y los intentos de modernización La Paz-Bolivia: Plural.

 

Medina, Roberto. 1990. Historia de la Policía Nacional. Tomo I. La Paz-Bolivia: Calama.

 

Morales, Agustín. 1976. Apuntes para la historia de la Policía Boliviana. La Paz-Bolivia: El Siglo.

Webgrafía

0

Documentos legales

Ley orgánica de la Policía Boliviana del 8 de Abril de 1985, modificada por ley Nº1675 del 15 de diciembre de 1995 y Reglamento del Personal de la Policía Boliviana.

 

Ley N°3942 de 21 de octubre de 2008.

 

 

 

Textos constitucionales de Bolivia 1826 – 2009.

Archivos, actas y resoluciones

Acta de Acuerdo de las Organizaciones del Pacto de Unidad, Constitución Política del Estado Boliviano de mayo de 2007.

 

Proyecto de Texto Constitucional ajustado en el H. Congreso Nacional, octubre 2008.

 

Informe por Unanimidad, por Mayoría y por Minoría de la Comisión 21 (Seguridad y Defensa) de la Asamblea Constituyente.

 

Proyecto de Texto Constitucional ajustado en el H. Congreso Nacional, octubre de 2008, Ley N°3942 de 21 de octubre de 2008.

 

Representación Presidencial para la Asamblea Constituyente (REPAC). Constitución Política del Estado. Aprobada en Grande de noviembre de 2007.

 

Representación Presidencial para la Asamblea Constituyente (REPAC). Nueva Constitución Política del Estado. Versión Oficial, Aprobada en Grande, en Detalle y en Revisión de diciembre de 2007.


Fecha de su ultima actualización: 28/04/2013 11:54:06 p.m.

Centro de Estudios Constitucionales 2013