•     
  • Inicio
  • Artículos
  • Palabras

Artículo 251

I. La Policía Boliviana, como fuerza pública, tiene la misión específica de la defensa de la sociedad y la conservación del orden público, y el cumplimiento de las leyes en todo el territorio boliviano. Ejercerá la función policial de manera integral, indivisible y bajo mando único, en conformidad con la Ley Orgánica de la Policía Boliviana y las demás leyes del Estado.

II. Como institución, no delibera ni participa en acción política partidaria, pero individualmente sus miembros gozan y ejercen sus derechos ciudadanos, de acuerdo con la ley.

Presentación

El Artículo 251 inaugura el apartado dedicado a la Policía Boliviana. Hace referencia al carácter de fuerza pública de la policía, la misión específica que tiene, la forma de ejercicio de su función (de manera integral, indivisible y bajo mando único), y la prohibición de la institución de participar en acciones políticas partidarias. 

Descripción

El Artículo 251 se encuentra en el Capítulo Segundo (Policía Boliviana), que corresponde al Titulo VII (Fuerzas Armadas y Policía Boliviana), de la Segunda Parte de la Constitución Política del Estado (Estructura y Organización Funcional del Estado).

 

El artículo está compuesto por dos parágrafos: el primero establece el carácter de fuerza pública de la policía, la misión específica que tiene y la forma de ejercicio de su función;  el segundo determina la prohibición de la institución de participar en acciones políticas partidarias. 

 

De acuerdo a lo establecido por el Artículo 411 se puede afirmar que el Artículo 251 es semirrígido, puede ser reformado de dos maneras: a través de una reforma total o a través de una reforma parcial de la Constitución. En el caso de una reforma total de la Constitución a través de una Asamblea Constituyente originaria plenipotenciaria, activada por voluntad popular. En el caso de una reforma parcial mediante ley de reforma constitucional aprobada por dos tercios o por iniciativa popular. La vigencia de toda reforma necesitará referendo constitucional aprobatorio.

 

A partir de la revisión de los archivos de la Asamblea Constituyente, se puede observar que el Artículo 251 se consolida en los ajustes establecidos por el H. Congreso Nacional el año 2008, por lo que presenta variaciones a lo estipulado en el proyecto de texto constitucional aprobado en Grande, en Detalle y en Revisión en Oruro y el texto aprobado en Grande en Chuquisaca. Tienen antecedentes en el Informe por Unanimidad, por Mayoría y por Minoría de la Comisión N°21 (Seguridad y Defensa Nacional).

 

En relación al constitucionalismo boliviano, los antecedentes del Artículo 251 se remontan al texto constitucional de 1961, a partir del cual, la función policial se encuentra relacionada a la preservación del orden público y la defensa de la sociedad. Los textos constitucionales posteriores (de 1967,1994, 2004 y 2009) especificarán la misión de la policía, su forma de ejercicio y los otros elementos del artículo.

Policía Boliviana -Temática-

Etimológicamente, el vocablo policía proviene del latín politia, que deriva del griego politeia. Ambas palabras derivan de la voz griega polis, que hace referencia a las ciudades-Estados de la Grecia Antigua, “donde se desarrolló, por primera vez, una organización política que, en cierta forma, prefiguraba al Estado moderno, dentro del marco de la ciudad” (Naranjo, 2010: 86), se refieren al buen gobierno y orden de estas ciudades-Estados.

 

El concepto policía puede ser abarcado desde dos ámbitos: el de función y el de órgano. La policía, como función, implica el ejercicio del poder público en la realización de los fines del Estado. Esta postura adoptada por distintos tratadistas[1] considera que tanto gobierno como policía llegaron a ser en un principio conceptos idénticos, en cuanto a función, especialmente a partir de los siglos XVI y XVII, en los cuales “el jus politia dio al Estado poder sobre todas las actividades individuales, como titular absoluto del Poder Público” (López, 2003:17). La policía como órgano se refiere al servicio público o al conjunto de servicios públicos organizados para garantizar el orden interno, a través de medidas preventivas y coercitivas (López, 2003).

 

Aunque la función policial ­-relacionada a la conservación el orden jurídico y el mantenimiento de la seguridad de las personas- existió en la Edad Antigua (por ejemplo: Egipto, Grecia y Roma) y en la Edad Media, esta función se encontraba adscrita a las atribuciones de distintas autoridades gubernamentales u otros cuerpos que cumplían roles policiales[2]. La policía como institución específica encargada de la seguridad interna y orden público es producto de los Estados-Modernos, en los que se le asigna al Estado el uso del monopolio legítimo de la fuerza.

 

Se debe señalar que cada país tiene una experiencia propia en la creación de la institución policial: nombre oficial, funcionarios que la componen, principales autoridades y las funciones, así como la forma de ejercicio de las mismas. Todos estos son elementos particulares que diferencian a la policía de cada país.

 

En Bolivia, la policía fue creada como institución el 24 de junio de 1826 mediante la Ley Reglamentaria de Policías promulgada por disposición del entonces Presidente Antonio José de Sucre (Quintana, 2012).

 

Ésta debía sustituir a las milicias descentralizadas del periodo colonial, que dejaron su carácter local municipal -especialmente en relación a la fuente de financiamiento- y pasaron a depender del nivel central del Estado[3].

 

De acuerdo a la mencionada ley, las funciones de esta recién nacida institución fueron: conservar la seguridad pública y la quietud de la nación, así como perseguir a los inquietos, ladrones y escandalosos. También estaban dentro de sus atribuciones, imponer penas y multas pequeñas por delitos menores. Mediante esta ley también se creó para cada departamento[4], un Intendente de Policía nombrado por el Gobierno y entre tres a cuatro comisarios designados por los alcaldes (Mansilla, 2003).

 

Para 1827 cada departamento constaba con un piquete de policía -conformado por un Sargento, dos cabos y doce soldados- que dependía de los diferentes comisarios (López, 2003).

  

Posteriormente, durante el gobierno del Mariscal Andrés de Santa Cruz se dicta el Reglamento de Policía de 3 de Mayo de 1831, el cual agrupa las disposiciones de la Policía con mayor orden -en  9 capítulos y 120 Artículos-.

 

Cada departamento contaba con un Intendente de la Policía que tenía como atribución máxima la conservación del orden público. En las unidades territoriales más pequeñas, como ser las provincias y los cantones, las máximas autoridades de cada entidad territorial eran los gobernadores y corregidores, respectivamente, quienes cumplían la función policial.

  

Por Orden Suprema de 29 de marzo de 1832, la gendarmería deja su condición militar y pasa a formar parte de la esfera policial[5].

 

En los años posteriores no existieron grandes innovaciones en la normativa de la institución policial.

 

Recién entre 1899 y 1920, durante los gobiernos liberales, se lleva a cabo la modernización de la policía a través de dos mecanismos: En primer lugar se alineó el comportamiento policial a las leyes y estatutos vigentes en aquella época, con lo que se pretendió afianzar el Estado de Derecho; y por otra parte, el funcionamiento policial se tornó más eficiente y técnico (Mansilla, 2003). La modernización de la policía coincide con los cambios estatales de aquella época y los grandes levantamientos con motivo de la Guerra Federal y la Ley de desvinculación.

 

Entre los intentos más serios de institucionalizar y profesionalizar las Fuerzas de la Policía, se destaca la creación de la Escuela Nacional de Policía, fundada el 26 de febrero de 1937[6]. Este mismo año se crea el Cuerpo de Carabineros, el cual consistía en una policía fuertemente militarizada, creada a partir de las sugerencias de la misión policial italiana, que estuvo en el país entre los años 1925 y 1931.

 

La inestabilidad política durante el periodo de 1920 a 1950, así como la preeminencia de los regímenes militares, no implicaron la realización de cambios estructurales en la policía. 

 

Las jerarquías internas de la policía, sus reparticiones en distintas unidades administrativas, así como sus funciones, fueron establecidas a partir de la Ley Orgánica de la Policía y su Reglamento, promulgados el 14 de noviembre de 1950. 

 

Durante la Revolución Nacional de 1952, la policía -en vinculación con el Cuerpo de Carabineros- se alineó a la insurrección del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), mientras que las Fuerzas Armadas apoyaron, desde un principio y hasta su dilución, al gobierno de las juntas militares.

 

Posteriormente –de acuerdo a la Ley Orgánica del 9 de enero de 1962, el Cuerpo de Carabineros creado en 1937, pasa a formar parte de la estructura orgánica de la institución policial. De la misma forma y a partir de esta ley se adopta como nombre oficial el de Policía Boliviana.[7]

 

Durante el periodo gubernamental del MNR y hasta el golpe militar de 1964, el apoyo de la policía al partido movimientista[8] fue gratificado con mayores asignaciones presupuestarias y la adquisición de armamento (Mansilla 2003).

 

Desde 1982 la Policía Boliviana tomó a su cargo una función de gran magnitud: “la lucha contra el narcotráfico, las drogas y los cultivadores de la coca excedentaria” (Mansilla, 2003:18) [9]. Esto acrecentó su fuerza y sus recursos financieros[10].

 

Dado el rol policial de conservar el orden jurídico y la seguridad pública, y dada también su sumisión a las autoridades gobernantes, en épocas de convulsiones sociales, como el periodo entre el año 2000 y 2005 en Bolivia, los policías fueron participes activos en la represión a las marchas, bloqueos, protestas y todo tipo de movilizaciones.

 

En la actualidad la Policía Boliviana es una institución armada altamente jerarquizada, sujeta a la Constitución, a las leyes y a los reglamentos policiales.

 

Entre algunas de las críticas realizadas a la Policía Boliviana, se encuentran las deficiencias institucionales marcadas por la existencia de mecanismos paralelos en la burocracia de la seguridad que conlleva a una imprevisibilidad del orden institucional; primacía de los mecanismos burocráticos sobre la eficiencia institucional; relaciones político-policiales informales e instrumentalización política de la policía, que devino en abuso de poder e impunidades;  divorcio entre la sociedad y la policía, institución que no genera mecanismos de participación para la gestión de la seguridad pública, elemento que contribuye a aumentar el malestar social relacionado al clima de inseguridad en la que viven muchos ciudadanos; modelo de profesionalización policial inadecuado a las demandas y realidades contextuales; anomia en el uso de la fuerza, lógicas represivas en las que prima el orden sobre la ley y violación de derechos humanos; carencia de recursos económicos que genera una inadecuada gestión policial y corrupción; e inadecuada distribución territorial de la policía, entre otros (Quintana, 2012). 

 

La Policía en la Constitución

 

La Constitución, además del artículo 251, reserva otros artículos destinados a regular el funcionamiento de la institución policial.

 

En primera instancia se debe señalar que la Constitución se refiere a la Policía Boliviana como una fuerza pública (Artículo 251, 252 y 254), entendida como una institución de carácter público que ejerce -junto a las Fuerzas Armadas- el monopolio legítimo de la fuerza del Estado[11].

 

Además de las funciones policiales y el ejercicio de las mismas -elementos que serán explicados en los subtítulos siguientes-, la Constitución establece en su Artículo 252, que la policía depende del Presidente del Estado, por intermedio del Ministro de Gobierno. A través de esta última figura, el Órgano Ejecutivo tiene acceso directo a la información del gasto presupuestado y ejecutado por la institución policial (Artículo 321, parágrafo V).

 

En casos de guerra internacional, la institución en cuestión pasa a depender del Comando en Jefe de las Fuerzas Armadas. Esta dependencia dura mientras se desenvuelve dicho conflicto (Artículo 254).

 

Además de la dependencia a la Ministra o al Ministro de Gobierno y a la Presidenta o al Presidente del Estado Plurinacional, existen otras referencias constitucionales en las cuales se hace notorio el vínculo de la policía con el Órgano Ejecutivo. Por ejemplo, es atribución presidencial proponer al Órgano Legislativo los ascensos a General de la Policía (Artículo 172, numeral 19); por otra parte, es la Presidenta o el Presidente quien designa y destituye al Comandante General (Artículo 172, numeral 18).

 

Para ser Comandante General de la Policía, la persona -hombre o mujer- debe ser boliviana de nacimiento, General de la institución y reunir otros requisitos reservados a una ley venidera (Artículo 253).

 

De acuerdo con el Artículo 23 y en el marco de los derechos civiles de los adolecentes, es mandato Constitucional que éstos reciban atención preferente por parte de las autoridades policiales, cuando se encuentren privados de libertad. De la misma forma los funcionarios de la policía tienen la obligación de asegurar en todo momento el respeto a su dignidad y a la reserva de su identidad.

 

Por ningún motivo los policías deben vulnerar los derechos constitucionales de las personas. La policía, bajo ningún motivo podrá excusarse de haber cometido atentados contra la seguridad de las personas bajo órdenes superiores (Artículo 110).

 

La institución policial debe tener presente que se encuentra prohibida la tortura, desaparición, confinamiento, coacción, exacción o cualquier tipo de violencia, ya sea ésta física o moral (Artículo 114). 

 

[1] Por ejemplo Maurice Hauriou, citado por López (2003).

[2] En Atenas, por ejemplo, el tribunal, denominado Areópago, era el que cumplía funciones policiales. En Roma, con la dictación de las Doce Tablas se asignó a los ediles la función de velar por el orden público, a través del control de las ventas de esclavos, la vigilancia de las instituciones estatales y la imposición y recaudación de multas, entre otras atribuciones. Por su parte, durante el régimen feudal, y en especial durante la Baja Edad Media, el soberano tenía la potestad absoluta para limitar las actividades particulares, y para mantener la tranquilidad pública. De manera específica el Rey o Príncipe tenía la labor de mantener el buen orden de los negocios de la administración estatal, así como el orden de la sociedad civil, de esta manera quedaba el buen orden moral y religioso a las autoridades eclesiásticas. Para el cumplimiento de dichas funciones cada autoridad debía utilizar los medios que requiriesen, sin ningún tipo de límite. Para mayor información consulte a López (2003). 

[3] Desde entonces, la policía ha sido una competencia exclusiva del nivel central.

[4] En ese entonces, Bolivia estaba conformada por cuatro departamentos: La Paz, Chuquisaca, Cochabamba y Santa Cruz.

[5] A través de esta Orden Suprema, los gastos de gendarmería correspondían al Ministerio del Interior, en cuyo presupuesto la Policía se encontraba incluida.

[6] Posteriormente se creó la Escuela Superior de Policías, y la Escuela Básica Policial, fundadas en los años 1969 y 1973, respectivamente. La primera tiene por objeto brindar cursos de postgrado  para futuros miembros del Estado Mayor de la Policía y puestos superiores del comando. La segunda, con varias sedes a lo largo del país, tiene por objeto capacitar a los grados inferiores (Magne, 2011).

[7] Desde entonces, la institución posee un himno (Himno al Policía), un emblema oficial, un día oficial (24 de junio) y una patrona, que es la “Santísima Virgen de la Inmaculada Concepción de Copacabana”, a quien se le asigna el rango de Generala del Cuerpo de Policías (Mansilla, 2003)

[8]Se le denomina partido movimientista al partido del MNR. 

[9] A partir de 1997, las Fuerzas Armadas también colaboran en la función de lucha contra el narcotráfico.

[10] A partir de entonces, mientras que los contingentes de las Fuerzas Armadas tienden a disminuir o mantenerse en ámbitos numéricos, los de la policía se incrementan año tras año.

[11] De acuerdo a Max Weber (1919), el monopolio de la violencia física legítima, la poseen los Estados Modernos, a través de instituciones Armadas. Disponible en: epri.ufm.edu/uploads/assets/digitallibros/Weber%20Max%20-%20El%20Politico%20Y%20El%20Cientifico.pdf . Acceso en fecha 14 de marzo de 2012.


Concordancias

Artículo 23, parágrafo II. Todo adolescente que se encuentre privado de libertad recibirá atención preferente por parte de las autoridades policiales. / Artículo 110. Quedan sujetas a responsabilidad las autoridades que vulneren derechos, aun cuando se actúe bajo órdenes superiores. / Artículo 114. Quedan prohibidos: la tortura, la desaparición, el confinamiento, la coacción, la exacción o cualquier forma de violencia física o moral. / Artículo 160, numeral 8. La Cámara de Senadores tiene como atribución ratificar el ascenso a Generales de la Policía. / Artículo 172, numerales 18 y 19. Es atribución de la Presidenta o del Presidente designar y destituir al Comandante General de la Policía y proponer a la Asamblea el ascenso a General de la Policía. / Artículo 252. Las Fuerzas de la Policía dependen de la Presidenta o del Presidente por intermedio de la Ministra o Ministro de Gobierno. / Artículo 253. Requisitos para ser designado Comandante General. / Artículo 254. Dependencia de la policía a las Fuerzas Armadas en casos de Conflicto bélico internacional. / Artículo 298, parágrafo I, numeral 6. La Policía Boliviana es competencia privativa del nivel central del Estado. / Artículo 321, parágrafo V. Acceso del órgano Ejecutivo a la información del gasto presupuestado y ejecutado en la Policía.


Misión específica -Categoría-

De acuerdo al Artículo 251 de la Constitución, la Policía Boliviana tiene como misión específica la defensa de la sociedad, la conservación del orden público y el cumplimiento de las leyes. Todas estas funciones se encuentran íntimamente relacionadas y no pueden ser entendidas unas sin las otras.

 

La función policial de defensa de la sociedad se encuentra en estrecho vínculo a las funciones y fines del Estado relacionados al bienestar, el desarrollo, la seguridad y la protección de las personas, naciones, pueblos y comunidades de Bolivia (Artículo 9, numeral 2). El Estado, en consonancia con el presente artículo, ejerce dichas funciones y fines a través de la institución policial, entre otras instituciones públicas.

 

La Policía tiene la misión de defender a la sociedad de los infractores internos del orden jurídico establecido, en este sentido es la institución encargada de mantener el orden público interno de forma directa.   

 

La conservación del orden público interno implica el mantenimiento de las condiciones necesarias para el libre ejercicio de los derechos y las libertades de la población, de esta manera se asegura a los individuos una convivencia pacífica dentro del territorio boliviano y se logra que los habitantes y la sociedad en su conjunto, se desarrollen en un clima de paz y de tranquilidad. En el ejercicio de esta misión, la policía no debe vulnerar derechos, pues si así ocurriera la seguridad ciudadana se volvería un contra derecho al de no ser sujetos de coacción y otras formas de violencia física y moral.

 

Por otra parte, la defensa de la sociedad no sólo debe ser entendida como una actividad reaccionaria algo externo, también implica elementos propositivos de prevención de delitos, faltas y otras manifestaciones antisociales, así como la preservación y resguardo de los derechos y garantías de las personas, de los establecimientos penitenciarios y de otros bienes públicos y privados.

 

El orden público está fijado por las leyes que rigen en todo el territorio boliviano, mantener el orden público implica cumplir y hacer cumplir la normativa boliviana.   

 

Ninguna autoridad o funcionario policial, en el ejercicio de funciones y misión específica podrá, por ningún motivo, amenazar con violar los derechos humanos y fundamentales, reconocidos en la Constitución, las leyes e instrumentos internacionales. En este sentido la jerarquía y el mando único[1] al que obedecen las Fuerzas de la Policía, no serán excusas para vulnerar los derechos señalados (Artículo 110).

 

De acuerdo al Informe de Mayoría de la Comisión N°21: Seguridad y Defensa, la misión policial se amplía en a las siguientes materias: prevención social; atención de faltas y contravenciones policiales; garantizar el ejercicio de los Derechos Humanos y Constitucionales, así como las garantías de las personas; garantizar la defensa, el auxilio, cooperación y protección de la sociedad; prevención social; investigación y la prosecución de todo hecho delictivo; el resguardo penitenciario; el control migratorio; el control y verificación de tráfico vehicular; otorgar licencias de conducción vehicular, pasaportes y cédulas de identificación personal, respetando la identidad de los ciudadanos y ciudadanas.    

 

[1] Se dice que una institución tiene mando único cuando la responsabilidad de dictar cierto tipo de órdenes recae en una sola persona o autoridad. 


Concordancias

Artículo 9, numeral 2. El bienestar, el desarrollo, la seguridad y la protección de las personas, naciones, pueblos y comunidades de Bolivia, son funciones y fines del Estado. / Artículo 110. Quedan sujetas a responsabilidad las autoridades que vulneren derechos, aun cuando se actúe bajo órdenes superiores.


Forma del ejercicio de la función policial -Categoría-

El Artículo 251 establece que la misión policial constitucional de defensa de la sociedad, de conservación del orden público y de cumplimiento de las leyes en todo el territorio boliviano, así como otras funciones establecidas en la ley[1], deberán ser realizadas de forma a) integral e indivisible, y b) bajo mando único.

 

  1. Carácter integral e indivisible

 

El carácter integral e indivisible implica que la función policial debe ser ejecutada con la agrupación, de manera amplia y general, de todos los elementos que le competen, sin la admisión de fraccionamientos o desmembramientos de dicha función.

 

En este sentido, la Policía Boliviana tiene a su cargo la totalidad de la actividad policial. De esta forma, la función policial no debe ser dividida ni asignada en partes a otras entidades.

 

Es probable que el carácter integral e indivisible se deba a que en épocas pasadas, la función policial, la cumplían distintas autoridades de los gobiernos intermedios o locales, así como otras instituciones como el Cuerpo de Carabineros.

  

  1. Bajo mando único

 

El ejercicio de la función policial bajo mando único responde a la organización jerárquica de la Policía Boliviana[2] y al carácter altamente centralizado de la institución.

 

Al igual que las Fuerzas Armadas (Artículo 245), la policía es esencialmente obediente, por lo que sus funcionarios obedecen primera y únicamente a su superior inmediato en la línea de mando.

 

Línea de Mando

 

Presidenta o Presidente del Estado Plurinacional

 

 
 

 

 

 

 

 

Ministra o Ministro de gobierno

 

 
 

 

 

 

 

 

Comandante General de la Policía Boliviana

 

 
 

 

 

 

 

 

Jerarquía interna

 

 

 

Fuente: Elaboración propia, sobre la base de los datos constitucionales.

 

En países descentralizados o autonómicos como Bolivia, el mando único de las Fuerzas Policiales implica que la seguridad pública interna, ejercitada por la Policía, sea competencia privativa del nivel central, por lo que las autoridades intermedias y locales, no imponen ordenes a las autoridades y funcionarios policiales y su influencia es limitada (Artículo 298, numeral 6). 

 

En instituciones armadas, como son la policía y las instancias militares, el mando único permite que no exista un uso descontrolado de la fuerza y que prevalezca una responsabilidad delimitada por la cadena de mando. Por ende, limita y responsabiliza a los funcionarios de la policía en el ejercicio de la violencia legítima y por tanto ayuda a garantizar la integridad física y emocional de las personas.

 

[1] De acuerdo al Artículo 7 de la Ley Orgánica de la Policía Nacional (Ley N°734 de 8 de abril de 1985, modificada por ley No. 1675 del 15 de diciembre de 1995 y Reglamento del Personal de la Policía Boliviana)  son atribuciones de la Policía Nacional: a) Preservar los derechos y garantías fundamentales, reconocidos a las personas por la Constitución Política del Estado; b) Proteger el patrimonio público y privado; c) Prevenir los delitos, faltas, contravenciones y otras manifestaciones antisociales; d) Cumplir y hacer cumplir las leyes, reglamentos y demás disposiciones relacionadas con sus funciones de: Policía Rural, Fronteriza, Aduanera, Ferrocarrilera, Substancias Peligrosas, Minera, Turismo y otras especialidades; e) Ejercer tuición, asesoramiento y cooperación para el cumplimiento de las funciones de Policía Urbana y Policía Tutelar del Menor; f) Coadyuvar con los organismos administrativos correspondientes en la protección integral de los menores de edad; g) Prevenir los accidentes que pongan en riesgo la vida y los bienes de las personas; h) Investigar los delitos y accidentes de tránsito; i) Practicar diligencias de Policía Judicial, aprehender a los delincuentes y culpables para ponerlos a disposición de las autoridades competentes; j) Recuperar los objetos robados o hurtados para restituirlos a sus legítimos propietarios; k) Juzgar y sancionar las faltas y contravenciones policiales y de tránsito; l) Proceder a la calificación de vagos y mal entretenidos e imponer las medidas de seguridad pertinentes; m) Hacer cumplir las disposiciones legales que regulan el tránsito público en todo el territorio nacional; n) Conceder licencias y permisos de conducción de vehículos conforme a Ley; ñ) Mantener el registro nacional de vehículos en general; o) Mantener y organizar en todo el territorio nacional el servicio de Identificación Personal, Archivo y Registro de antecedentes penales; y el registro domiciliario de las personas; p) Tener a su cargo el resguardo y seguridad, tanto de los establecimientos penitenciarios como de la población penal y participar en la rehabilitación de los mismos; q) Tener a su cargo unidades especializadas de auxilio para la protección de la vida y los bienes, en caso de siniestros, incendios, inundaciones y otros desastres; r) Cooperar en las campañas de alfabetización y de salud; s) Cultivar el espíritu cívico y patriótico de la población, en forma especial en las fronteras del territorio nacional; t) Cumplir y ejecutar las disposiciones y órdenes del Supremo Gobierno y de las autoridades competentes, con arreglo a la Constitución Política del Estado y demás disposiciones legales; u) Cumplir y hacer cumplir los convenios y tratados celebrados por el Poder Ejecutivo y ratificados por el Poder Legislativo, en materia de Policía Internacional; v) Ejercitar el control migratorio de nacionales y extranjeros, de acuerdo a disposiciones legales; w) Tomar las precauciones y medidas necesarias para la eficiente labor policial, cumpliendo otras funciones que no estuviesen previstas en las precedentes; x) Pedir y recibir cooperación de las autoridades civiles y militares y de todos los estantes y habitantes del país, para el mejor cumplimiento de sus funciones específicas.

 

[2] De acuerdo al Artículo 62 de la Ley Orgánica de la Policía Nacional (Ley N°734 de 8 de abril de 1985, modificada por ley No. 1675 del 15 de diciembre de 1995 y Reglamento del Personal de la Policía Boliviana) la  escala jerárquica al interior de la Policía Nacional está determinada de la siguiente manera: General, Coronel, Teniente Coronel, Mayor, Capitán, Teniente, Sub Teniente, Cadete, Sub Oficial Superior, Sub Oficial Mayor, Sub Oficial Primero, Sub Oficial Segundo, Sargento Primero, Sargento Segundo, Cabo, Policía, Alumno (Aspirante a Policía profesional).


Concordancias

Artículo 245. La organización de las Fuerzas Armadas es esencialmente obediente. / Artículo 298, numeral 6. La policía es competencia privativa del nivel central.


Prohibición a la policía de participar en la acción política partidaria -Categoría-

De acuerdo al presente artículo, las Fuerzas uniformadas encargadas de preservar el orden público, como institución pública están prohibidas de participar en la acción política partidaria.

 

Al igual que en el caso de las Fuerzas Armadas, la Policía Boliviana o de manera específica, los miembros que la componen,  en servicio activo, no son deliberantes, por lo que no deben inmiscuirse en actividades de partidos políticos, ni intervenir en debates de los mismos. Esto también se aplica para las asociaciones homólogas a los partidos políticos como ser las agrupaciones ciudadanas o cualquier otra organización con fines electorales. 

 

En este sentido las autoridades de la institución policial u otros miembros en el ejercicio de sus funciones no deben hacer manifestaciones políticas, ni utilizar el equipo oficial de las instancias policiales para la actividad política[1]

 

La policía, al ser una institución armada, debe mantener un carácter parcial para evitar que esta instancia y sus instrumentos represivos sean instrumentalizados políticamente.  La policía no debe aspirar ningún tipo de poder político, sino más bien coadyuvar a los gobiernos democráticamente establecidos y a los órganos estatales en el cumplimiento de los mandatos constitucionales. Esto tiene por objeto de evitar autoritarismos y el libre ejercicio de los derechos ciudadanos en ambientes plenamente democráticos.

 

Por último, para que un funcionario de la policía pueda acceder a un cargo público electivo, es necesario que éste deje de ser miembro activo de la institución policial, tres meses antes del día de la elección (Artículo 238, numeral 4).

 

[1] Un ejemplo de equipo policial son los uniformes oficiales, motos y autos policiales entre otros.


Concordancias

Artículo 238, numeral 4. Son causales de inelegibilidad: ser miembro activo de la Policía, sin haber renunciado a esta institución tres meses antes del día de la elección.


Los miembros de la policía gozan y ejercen sus derechos ciudadanos -Subcategoría-

Si bien la Policía como institución no es deliberante y por lo tanto no puede participar de las actividades políticas partidarias, los miembros activos, como individuos, gozan y ejercen sus derechos ciudadanos, de acuerdo a lo que disponga la ley.

 

Entre los derechos civiles establecidos en la Constitución, la policía puede ejercer los siguientes: auto identificación cultural; privacidad; intimidad; honra; honor; propia imagen; dignidad; libertad de pensamiento, de circulación, de religión, de difusión de pensamiento y de residencia (Artículo 21).

 

Relacionado a los derechos políticos, a diferencia de países como por ejemplo Colombia, a los miembros de la policía boliviana se les reconoce el derecho a sufragar. 


Concordancias

Artículo 21. Derechos civiles.


Tratamiento en el Constitucionalismo Boliviano

Texto Constitucional 2009

 

Artículo 251

 

I. La Policía Boliviana, como fuerza pública, tiene la misión específica de la defensa de la sociedad y la conservación del orden público, y el cumplimiento de las leyes en todo el territorio boliviano. Ejercerá la función policial de manera integral, indivisible y bajo mando único, en conformidad con la Ley Orgánica de la Policía Boliviana y las demás leyes del Estado.

II. Como institución, no delibera ni participa en acción política partidaria, pero individualmente sus miembros gozan y ejercen sus derechos ciudadanos, de acuerdo con la ley.

 

Texto Constitucional 2004

 

Artículo 215

 

I. La Policía Nacional, como fuerza pública, tiene la misión específica de la defensa de la sociedad y la conservación del orden público y el cumplimiento de las leyes en todo el territorio nacional. Ejerce la función policial de manera integral y bajo mando único, en conformidad con su Ley Orgánica y las Leyes de la República.

II. Como institución no delibera ni participa en acción política partidaria, pero individualmente sus miembros gozan y ejercen sus derechos ciudadanos de acuerdo a ley.

 

Texto Constitucional 1994

 

Artículo 215

 

1. La Policía Nacional, como fuerza pública, tiene la misión específica de la defensa de la sociedad y la conservación del orden público y la defensa y el cumplimiento de las leyes en todo el territorio nacional. Ejerce la función policial de manera integral y bajo manto único, en conformidad con su ley Orgánica de las leyes de la República.

2. Como institución no delibera ni participa en acción política partidaria, pero individualmente sus miembros gozan y ejercen sus derechos ciudadanos de acuerdo a ley.

 

Texto Constitucional 1967

 

Artículo 215

 

Las fuerzas de la Policía Nacional están constituidas por la Dirección General, Guardia Nacional, Tránsito y Dirección Nacional de investigación Criminal. Tiene por misión específica conservación del orden público, la defensa de la sociedad mediante sus organismos especializados y la garantía del cumplimiento de las leyes. La Policía Nacional se regirá por su ley Orgánica. No delibera ni interviene en política partidaria.

 

Texto Constitucional 1961

 

Artículo 208

 

La Policía Boliviana, es una institución que cumple la totalidad de la función policial, y se encarga esencialmente de la conservación del orden público y defensa de la sociedad mediante sus organismos técnicos y conforme a sus atribuciones legales.

 

Análisis

 

La misión policial relacionada al establecimiento del orden público y defensa de la sociedad se encuentra en la normativa boliviana desde 1826, a través de la Ley Reglamentaria de Policías.

 

Sin embargo, la inclusión de la misión policial se origina a partir del texto constitucional de 1961. En éste, se establece que la función policial, relacionada al orden público y defensa de la sociedad, se ejerce a través de sus organismos técnicos. De la misma forma se señala que la función policial debe ser cumplida en su totalidad por la institución policial.

 

El texto constitucional de 1967 mantiene al orden público y a la defensa de la sociedad, como función policial y establece que éstas se realizan a través de los organismos especializados y la garantía del cumplimiento de las leyes. Entre las innovaciones constitucionales de este texto se señalan los órganos que conforman a la Policía Nacional (Dirección General, Guardia Nacional, Tránsito y Dirección Nacional de Investigación Criminal). A partir de entonces se considera que la institución policial no delibera ni participa en actividades políticas.

 

En 1994, la función policial continúa vinculada al orden público es decir a la defensa de la sociedad y de las leyes. Entre las novedades de este texto, se instaura la noción de fuerza pública, para caracterizar a la Policía Boliviana. Se retoma lo dispuesto en 1961 y se establece que la función policial debe ser ejercida de manera integral y se añade la noción: bajo mando único. Respecto a la prohibición de la institución de participar en actividades partidarias, se añade el término de forma individual y se aclara que los miembros de la policía gozan de derechos ciudadanos. Este planteamiento se respeta hasta el texto constitucional actual. El texto constitucional de 2004 respeta, sin modificaciones de contenido, lo estipulado en 1994.

 

De forma general, la Constitución vigente establece el mismo planteamiento del texto de 1994. Entre las diferencias se encuentran: el cambio de denominación de la Policía nacional y territorio nacional por Policía Boliviana y Territorio boliviano.

Tratamiento en los archivos, actas y resoluciones del constituyente

Proyecto de Texto Constitucional ajustado en el H. Congreso Nacional, octubre 2008

 

Artículo 251

 

I. La Policía Boliviana, como fuerza pública, tiene la misión específica de la defensa de la sociedad y la conservación del orden público, y el cumplimiento de las leyes en todo el territorio boliviano. Ejercerá la función policial de manera integral, indivisible y bajo mando único, en conformidad con la Ley Orgánica de la Policía Boliviana y las demás leyes del Estado.

II. Como institución, no delibera ni participa en acción política partidaria, pero individualmente sus miembros gozan y ejercen sus derechos ciudadanos, de acuerdo con la ley.

 

Fuente: Ley Nº3942 de 21 de octubre de 2008.

 

Proyecto de Texto Constitucional Aprobado en Grande, en Detalle y en Revisión en Oruro, diciembre de 2007

 

Artículo 252

 

I. La Policía Boliviana, como fuerza pública, tendrá la misión específica de la defensa de la sociedad y la conservación del orden público, y el cumplimiento de las leyes en todo el territorio boliviano. Ejercerá la función policial de manera integral y bajo mando único, en conformidad con la Ley Orgánica de la Policía Boliviana y las demás leyes del Estado.

II. Como institución, no deliberará ni participará en acción política partidaria, pero individualmente sus miembros gozarán y ejercerán sus derechos ciudadanos, de acuerdo con la ley.

 

Fuente: Representación Presidencial para la Asamblea Constituyente (REPAC). Constitución Política del Estado. Aprobada en Grande, en Detalle y en Revisión.

 

Proyecto de Texto Constitucional Aprobado en Grande en Chuquisaca, noviembre de 2007

 

Artículo 250

 

I. La Policía Boliviana, como fuerza pública, tendrá la misión específica de la defensa de la sociedad y la conservación del orden público, y el cumplimiento de las leyes en todo el territorio boliviano. Ejercerá la función policial de manera integral y bajo mando único, en conformidad con la Ley Orgánica de la Policía Boliviana y las demás leyes del Estado.

II. Como institución, no deliberará ni participará en acción política partidaria, pero individualmente sus miembros gozarán y ejercerán sus derechos ciudadanos, de acuerdo con la ley.

 

Fuente: Representación Presidencial para la Asamblea Constituyente (REPAC). Constitución Política del Estado. Aprobada en Grande.

 

Informes de Comisión de la Asamblea Constituyente: Comisión 21 (Seguridad y Defensa)

 

Informe por Unanimidad, por Mayoría y por Minoría

 

Artículo misión

 

La Policía Boliviana, Institución fundamental, única, integral e indivisible del Estado, como fuerza pública especializada, tiene por misión:

a) Cumplir y hacer cumplir la Constitución Política del Estado y las leyes en todo el territorio nacional, garantizando el libre ejercicio de los derechos y garantías de las personas.

b) Garantizar la estabilidad del gobierno legalmente constituido.

c) La preservación, mantenimiento y control del orden interno y la seguridad ciudadana.

d) La seguridad, protección, auxilio, cooperación y defensa de la sociedad.

e) La prevención social, investigación y persecución legal de todo tipo de hechos delictivos.

f) La identificación de personas mediante el registro y otorgación de cédulas de identidad.

g) Registro y control, regulación del tráfico vehicular y otorgación de licencias de conducir.

h) La atención de faltas y contravenciones policiales, seguridad penitenciaria y control migratorio.

 

Fuente: Enciclopedia Histórica Documental del Proceso Constituyente Boliviano, Tomo III, Volumen II, pág. 2468.

 

Propuesta de Texto Constitucional de las Organizaciones que conforman el Pacto de Unidad, mayo de 2007

 

El contenido del artículo no se encuentra regulado en la propuesta de Constitución del Pacto de Unidad.

 

Análisis

 

El Artículo 251 se consolida en los ajustes establecidos por el H. Congreso Nacional el año 2008. Si bien gran parte del contenido del artículo se encuentra presente en los proyectos de texto constitucional aprobados en Chuquisaca y Oruro, a las redacciones de estos textos idénticos, se le agrega en el Congreso el carácter indivisible a la función policial.  

 

En el Informe por Unanimidad, por Mayoría y por Minoría de la Comisión 21 (Seguridad y Defensa) se establece, además de lo estipulado en texto constitucional vigente, que es misión de la policía: garantizar el libre ejercicio de los derechos y garantías de las personas, así como la estabilidad del gobierno legalmente constituido; la seguridad, protección, auxilio, cooperación y defensa de la sociedad; prevención social, investigación y persecución legal de todo tipo de hechos delictivos; identificación de personas mediante el registro y otorgación de cédulas de identidad[1]; registro y control; regulación del tráfico vehicular y otorgación de licencias de conducir;  atención de faltas y contravenciones policiales; y seguridad penitenciaria y control migratorio.

 

El contenido del artículo no tiene antecedentes en la propuesta de Constitución del Pacto de Unidad.

 

[1] Actividades que en la actualidad dejaron de ser funciones policiales.

Alcance de la reserva legal

El Artículo 251 establece dos reservas legales: La primera sirve para especificar la función policial en todas sus dimensiones y la segunda debe detallar los derechos ciudadanos de los miembros de la institución policial, así como la forma de ejercer estos derechos. Entre los derechos contemplados en esta ley debe figurar como principal, el derecho al sufragio.

Bibliografía

Cabanellas, Guillermo. 1996. Diccionario Enciclopédico de Derecho Usual. Tomo V. (Buenos Aires-Argentina: Editorial Heliasta).

 

López, Fernando. 2003. “Policía y el Estado de Derecho. Para la formación de los ciudadanos en la ciencia del derecho y su aplicación” (La Paz-Bolivia: El País S.A.).

 

Magne, Armando. 2011. “Ministerio Público, Fuerzas Armadas y Policía Boliviana”. Trabajo de Grado. (La Paz-Bolivia: Universidad Católica Boliviana “San Pablo”).

 

Mansilla, Hugo Celso Felipe. 2003. La Policía Boliviana, entre los códigos informales y los intentos de modernización (La Paz-Bolivia: Ed. Plural).

 

Medina, Roberto. 1990. Historia de la Policía Nacional. Tomo I. (La Paz-Bolivia: Calama).

 

Morales, Agustín. 1976. Apuntes para la historia de la Policía Boliviana. Primera edición. (La Paz-Bolivia: El Siglo).

 

Naranjo Mesa, Vladimiro. 2010. Teoría Constitucional e Instituciones Políticas. 11ª. Ed. (Bogotá-Colombia: Editorial Temis S.A.).

 

Quintana, Juan Ramón. 2012. Policía y Democracia en Bolivia: una política institucional pendiente. (La Paz-Bolivia: PIEB).

 

Weber, Max. 1919. El Político y el Científico. La Política como vocación. Disponible en: http://www.epri.ufm.edu/uploads/assets/digitallibros/Weber%20Max%20-%20El%20Politico%20Y%20El%20Cientifico.pdf

Webgrafía

0

Documentos legales

Ley orgánica de la Policía Boliviana ley del 8 de Abril de 1985, modificada por ley No. 1675 del 15 de diciembre de 1995 y Reglamento del Personal de la Policía Boliviana.

 

Ley N° 3942 de 21 de Octubre de 2008.

 

Textos constitucionales de Bolivia 1826 – 2009.

Archivos, actas y resoluciones

Acta de Acuerdo de las Organizaciones del Pacto de Unidad, Constitución Política Del Estado Boliviano de mayo de 2007.

 

Informes de la Comisión 21 (Seguridad y Defensa) de la Asamblea Constituyente.

 

Proyecto de Texto Constitucional ajustado en el H. Congreso Nacional, octubre de 2008, Ley N°3942 de 21 de Octubre de 2008.

 

Representación Presidencial para la Asamblea Constituyente (REPAC). Constitución Política del Estado. Aprobada en Grande de noviembre de 2007.

 

Representación Presidencial para la Asamblea Constituyente (REPAC). Nueva Constitución Política del Estado. Versión Oficial, Aprobada en Grande, en Detalle y en Revisión de diciembre de 2007.


Fecha de su ultima actualización: 28/04/2013 11:51:43 p.m.

Centro de Estudios Constitucionales 2013